Un regalo para Navidad.

December 15, 2017

Un regalo para Navidad.

 

A mi entender, si algo va atado a la Navidad, es la idea de regalo. Pero quizás convendría revisar el concepto regalo. Un regalo es un pensamiento hacia alguien, un agradecimiento a los instantes compartidos, una forma de hacer saber a otro que es importante para ti. Unas ganas de ofrecer un instante de felicidad.

Es por esto que durante estos días de navidad me gusta tener algún detalle con un maestro especial, con el vecino que sabes que se siente solo, con la frutera que tan amablemente te atiende, con un amigo que pasa un mal momento, con el mensajero que se apresura para recogerte los envíos de última hora, con un médico que te escucha… A veces, con un tarjetón, un tarro de caldo recién hecho, unas galletas caseras, una botellita de licor hecho por ti o un dibujo de tus hijos, es suficiente para encender un poco de calor en alguien.

Hoy os traigo un tutorial para hacer un regalo fácil, delicioso y especial. Si tenéis niños, es una buena actividad para hacer con ellos, y si no, un buen momento para encender una vela y desconectar. Tan solo necesitáis un ratito corto, una tableta de chocolate negro para fundir y frutos secos variados.


 

Tenéis que fundir el chocolate al baño maría. Le podéis añadir una cucharadita de postre de mantequilla para que luego quede más amoroso, pero no es imprescindible.

Después extendéis el chocolate encima de un papel de estraza, de horno, papel manila…, o lo que tengáis a mano. Lo extendéis creando una lengua.

Dejáis que se seque unos minutitos y después le esparcís los frutos secos encima. A mí me gusta especialmente con maíz tostado, o pistachos, o avellanas. Esta vez también lo he hecho con nibs de cacao puro y unas escamas de sal gruesa (¡delicioso!). Pero vamos, también podéis ponerle pasas, nueces, sésamo… ¡imaginación al poder!

Una vez echados los ingredientes, podéis presionar un poco con la mano para que queden más hundidos y no se suelten. También queda muy bien si antes moléis un poco los frutos secos con un mortero.

Después sólo tenéis que dejar que pasen las horas y se enfríe.



Una vez el chocolate vuelve a estar bien firme, troceadlo y ponedlo en una cajita, o una bolsa de papel. ¡Un buen lazo y listo!

¡Que tengáis unos felices días preparando la Navidad!

Caterina Pérez.